imagen_molinos_viento

Editorial

366 Vistas
Spread the love

INT. DEPARTAMENTO/MESA DE COMEDOR – DIA

La luz tenue del atardecer ilumina el mantel oscuro del comedor. Cuatro sillas, un florero con conchitas de mar, un servilletero y la computadora sobre la mesa.

Así comienza esta aventura de incierto destino. 

A lo largo de mi vida he añorado diversas ocupaciones, desde la primicia infantil de ser bombero, hasta la ambiciosa y osada fantasía de ser un escritor de historias trascendentales al pensamiento humano. Pero hay quienes dicen que no hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió, y quizás tienen razón. Por lo que haciendo un breve repaso por las ocupaciones realizadas hasta hoy, ninguna de las añoradas ha sucedido aún. Y tengo la ligera esperanza Arreoleana de que al final, los cauces encuentran su delta, después de varios oficios, me aferro a la idea de dedicar este espacio a lo que realmente me ha gustado toda mi vida.

Como cualquier padre, quiere el futuro más ilustre para su cría, de la misma manera iniciamos este espacio, con las miras lejanas y la resortera estirada hasta que casi reviente.

Quien diría que después de participar en varios proyectos independientes como reportero, fotógrafo, locutor, editor de audio, entrevistador, editorialista, columnista; hoy pueda tener, gracias a la libertad y la tecnología, un espacio en el que pueda plasmar todo lo aprendido, lo abstraído de maestros impresionantes y contundentes, de guías pacientes que en este espacio encontrarán ese empujón y su apreciada enseñanza.

El nombre hace referencia a un mueble que siempre envidié de un primo, allá en mi niñez. Abandonado y seductor, amaderado y con múltiples cajones. Un escritorio como cualquiera, su espacio para la lectura, escritura, dibujo y ahora quizás para el ordenador, pero tenía un elemento que lo hacía diferente, que le daba el nombre de Secreter; eso lo supe hasta hace poco; una portezuela plegable, que cubría y lograba que el mueble guardara papeles y todo lo que en su interior podía contener.

Este espacio pretende ser un tablero en el que, dentro de cada cajón el lector, escucha o espectador, logre sacar un trozo de información que a través del procesamiento mental, signifique una experiencia transformadora y presumible. Ambicioso objetivo. Como siempre lo fue para mí, ese mueble abandonado que en su interior contenía la tarea de mañana y que había significado tortura, redimía finalmente con un aprendizaje guardado para cuando se volviera a abrir e irradiara con su interior, todo alrededor.

Bienvenido, abre los cajones, escribe en él, léelo, míralo, escúchalo. Habrá referencias, fotografías, música, cine, reseñas, recomendaciones, editoriales, columnas, harta catarsis, y siente que a través de él, hay un equipo que transpira deseos comunicativos de trascendencia y paz emocional.

2 thoughts on “Editorial

    1. El primo que más ha influenciado mi vida, al que sembró y agradezco las inquietudes que hoy buscan expresión. No está con nosotros ya, pero a cada uno de sus primos nos dejó un legado imborrable. Roberto era su nombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!