Casa Madero

563 Vistas
Spread the love

Sentir que caminas bajo un techo de parras y por caminos llenos de historia, eso es llegar a Casa Madero en la mítica ciudad de Parras de la Fuente en el estado de Coahuila en nuestro México querido.

Nada más y nada menos que el viñedo más antiguo de todo el continente americano. Hablamos de algunos años, por allá de 1574, algunos sacerdotes y conquistadores españoles tomaron rumbo de Zacatecas a lo que hoy es Coahuila en busca de metal precioso, sin embargo, sus pasos exploradores los llevaron a hermosos parajes con manantiales de agua, montañas como muros y verdor en medio del desierto, un valle que hoy conocemos como Parras.

Imaginar a Don Lorenzo García, recibir la respuesta de parte de Felipe II, Rey de España, aquel 18 de Agosto de 1597 en la que le confería una “Merced” con el objetivo de plantar viñas para producir vino y brandy, lo que dio nacimiento formal a la Hacienda de San Lorenzo, lo que hoy es Casa Madero; eso significa caminar por estos parajes llenos de trabajo y belleza.

Además de la historia, definitivamente degustar sus delicados néctares espirituosos (mi favorito el 3V), es sin duda un manjar para el paladar. Pero antes, recorrer la hacienda y conocer la elaboración del vino, tropicalizada a nuestro continente, y saber que la primera botella producida en América, fue en este lugar, llena de magia la visita y deja una satisfacción de haber recorrido algunos kilómetros de desierto y de parajes montañosos espectaculares.

Afortunadamente pude cargar mi cámara en este viaje que me llevó a recorrer desde la ciudad de Torreón hasta Parras, sin duda una experiencia que quedará en la bitácora de este humilde coleccionista gráfico de momentos.

Acompañé estas fotografías con tres canciones como es ya costumbre. La primera, desde la capital ibérica, aunque nacido en la capital uruguaya, pero ya con mucho tiempo de vivir en Madrid, de su disco Eco, la melopea Guitarra Y Vos del gran Jorge Drexler. No es una sorpresa que yo sugiera una canción de él, tengo varios años ya de profesar un gusto rotundo por su trabajo. “Estás conmigo, estamos cantando a la sombra de nuestra parra, una canción que dice que uno sólo conserva lo que no amarra”, fue suficiente para hacerme recordar el camino en el que capture las imágenes exhibidas, además del mensaje poderoso de desapego y de la consecución de la libertad a través de soltar.

La segunda canción fue un descubrimiento, resultado de la búsqueda de título a la fotografía. Una mezcla entre góspel y country, Se trata de Strahan, quien se define como psalmista, es de Nueva Zelanda y tiene una total asociación con temas de la religión cristiana. No es por este último tema que me recordó a Parras, sino por la sentencia “There is a vineyard for us all” en su canción Vineyard.

El tercer tema, también de composición de Jorge Drexler, pero en la interpretación del portugués António Zambujo, y la chilena Mon Laferte. En un ritmo que me suena a zamba uruguaya, Madera De Deriva es interpretado en la potente voz de Norma Montserrat y en los agudos delicados y sedosos del nacido en Beja, en el Alentejo, Portugal. “Estoy hecho de madera de deriva” terminó por acomodarse en la fotografía de una de las puertas de los viñedos en Casa Madero. Si el lector (o escucha) es igual de inquieto como el que aquí confiesa su inquietud, existe una aplicación para teléfono móvil que hace algunos ayeres, Jorge Drexler lanzó como modelo de canción interactiva, adelantándose mucho a aquellos días en los que aún comprabamos cd’s, se llama “n” y podías desbloquear el acompañamiento orquestal de la canción, con lograr caminos con el geolocalizador del aparato en donde descargaste la aplicación. Toda una aventura… como lo fue este viaje.

Casa Madero 01
Casa Madero 02
Casa Madero 03

2 thoughts on “Casa Madero

Deja un comentario

error: Content is protected !!